Conferencia "La vida salvaje en los medios urbanos": riqueza y diversidad de un patrimonio inadvertido

Sábado, 10. Mayo 2014 - 20:30

El pasado 7 de Mayo, pudimos disfrutar de una gran e interesante conferencia, impartida por el profesor de la Universidad de Cantabria en Geografía, Urbanismo y Ordenación del Territorio, D. Juan Carlos Codrón.   

 

 

 

 

conferencia-vida-salvaje-1        conferencia-vida-salvaje-2

 

La vida salvaje en los medios urbanos: riqueza y diversidad de un patrimonio inadvertido

Juan Carlos García Codron

Departamento de Geografía, Urbanismo y Ordenación del Territorio, UC

 

Las ciudades constituyen los ambientes artificiales por antonomasia y dan lugar a peculiares ecosistemas a los que se suele atribuir un escaso valor medioambiental pero que resultan esenciales para nosotros ya que es en ellos donde transcurre la existencia de la mayor parte de la humanidad.

Hasta época reciente dominaba la idea de que las ciudades eran incompatibles con la vida salvaje y se consideraba que las especies no domésticas presentes en ellas eran o bien residuales y destinadas a desaparecer o bien oportunistas más o menos inevitables viviendo a expensas de los humanos. Sin embargo, esta visión simplista está cambiando rápidamente ya que, por una parte, se está produciendo un “redescubrimiento” de la biodiversidad existente en las ciudades, que es mucho más importante de lo que se tendía a creer, mientras que, por otra, se ha ido generalizando la idea de que dicha biodiversidad constituye un importante patrimonio que contribuye a la identidad de cada ciudad y a la calidad de vida de sus habitantes.

La riqueza y grado de diferenciación ambiental de cada ciudad respecto a su entorno varía en función de diversos parámetros tales como el número de habitantes, la extensión superficial o la densidad y tipología de las edificaciones. Pero también depende de numerosos condicionantes físicos, culturales y económicos que juegan de forma distinta en cada región del mundo. De ahí que cada ciudad constituya un caso diferenciado. En general, el urbanismo tradicional de “tipo europeo” y “árabe” así como los recientes desarrollos asiáticos han dado lugar a ciudades densas, con pocos espacios verdes intersticiales y con un fuerte crecimiento en altura y son bastante hostiles a la vida salvaje. En contraste, las poblaciones nórdicas o de los países anglosajones (EEUU, Australia…) presentan una densidad edificatoria y de población muy bajas y dan muchas más oportunidades a la flora y fauna silvestres. Frente a ellas, en las poblaciones de las regiones más desfavorecidas, mal urbanizadas y con grandes acumulaciones de residuos, favorecen la presencia de plantas y animales salvajes y una mejor conexión entre los ecosistemas urbanos y rurales circundantes.

Pero además las ciudades contienen hábitats muy diversos y la mayoría de los animales y plantas se especializan en alguno de ellos de manera que, aunque no siempre lo percibamos, el espacio urbano está muy bien repartido entre sus distintos habitantes, que son distintos dependiendo de los barrios.

Evidentemente, muchos de estos animales y plantas también generan importantes inconvenientes y pérdidas económicas y todas las ciudades se enfrentan en la actualidad con el reto de favorecer y poner en valor este rico patrimonio garantizando, al mismo tiempo, el normal desarrollo de las actividades, la seguridad y el bienestar de sus habitantes.